fbpx

The Blog

FECHA: 22 de septiembre de 1830

LUGAR: Quito

A inicios de 1830, cuando el desmembramiento de la Gran Colombia era ya una realidad, Juan José Flores ya era un político de cierto peso en el Distrito del Sur (Ecuador). Usando sus influencias, logró que el 13 de mayo una Junta de Notables de Quito, Guayaquil y Cuenca formalizara la decisión de separarse de la Gran Colombia y emprender un rumbo independiente como nación.

Al poco tiempo, se conformó la primera Convención Nacional (Asamblea Constituyente) que inició la redacción de la primera Carta Constitucional, que dio nacimiento legal a la República del Ecuador, aprobándose esta el 11 de septiembre.

Durante ese tiempo, Juan José Flores se había proclamado primero Jefe Supremo, y luego presidente provisional. Tras la aprobación de la Constitución Nacional, el puesto de presidente quedó vacante y su designación quedó en manos de la Convención Nacional que él mismo ayudó a conformar. Con estos antecedentes, y como era de esperarse, los miembros de la convención lo embistieron como Presidente Constitucional el 22 de septiembre de 1830, con 19 votos a favor y uno en contra.

El nombramiento de Flores como presidente, se da a los pocos meses del asesinato del Mariscal Antonio José de Sucre, quien precisamente viajaba a Quito para evitar la escisión del Departamento del Sur. Este acontecimiento hace suponer a varios historiadores que Flores tenía ambiciones políticas propias que motivaron la conformación de la nueva República, y por ende la traición a Simón Bolívar, así como su propio nombramiento como presidente.

Otras tesis más conspirativas, dan a Flores un rol más siniestro todavía, especulando una supuesta participación intelectual en el crimen del Mariscal Sucre, sin embargo no existe evidencia suficiente para esta afirmación.

Lo que sí está claro, es que de Sucre seguir vivo, la suerte de Flores muy probablemente hubiese sido distinta.

Juan José Flores gobernó el país durante quince años aunque con interrupciones entre sus mandatos. En 1845, la revuelta de marzo, denominada “Revolución Marcista”, lo depuso del poder definitivamente, pero no desaparecería de la esfera política sino hasta su muerte en 1864.

Autor: Galo Larenas D.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Tu comentario

Name*

Email*

Website