fbpx

The Blog

En estos momentos, existe un consenso sobre los tres factores que son los que están poniendo en jaque a la economía mundial y provocarían una crisis económica: la ralentización del comercio económica, el exceso de deuda y el temor a una subida del tipo de interés. En verdad, todos ellos están ligados de algún modo, son interdependientes, y son los que todos los analistas y economistas ponen encima de la mesa para hablar de crisis.

La ralentización del comercio exterior es una evidencia que frena el crecimiento. Detrás de él se esconden guerras comerciales de grandes potencias y el miedo de las pequeñas para poder competir. En estos momentos, el pulso lo tienen China y EE.UU. pero su lucha afecta a todo el mundo, creando sin quererlo un empuje hacia un proteccionismo global y la desprotección con la que se encontrarían países exportadores de materias primas.

El segundo elemento es el exceso de la deuda mundial. Tras la crisis del 2008, se adoptó una política expansiva para salvar a diferentes países de la quiebra y con ello se consiguió salir de la crisis, pero la deuda ha permanecido. A nivel global, la deuda supone el 225% de la riqueza del planeta, un 15% superior a la que tenía en 2009. El nivel de endeudamiento es alto y en algún momento habrá que rebajarlo, pero no se sabe hasta dónde podría aguantar la economía sin esta inyección. Diferentes analistas argumentan que en estos años no se ha creado una estructura económica fuerte, con empleo de calidad, mejoras de productividad y productos de valor añadido, uno de los motivos por el que los países se endeudaron. Este exceso de deuda tiene gravemente preocupados a todos los integrantes del sector financiero y la desconfianza ya ha entrado en el corazón de los inversores.

El tercer elemento es el tipo de interés. Dentro de la política de incentivación del crecimiento se aplicó una política de bajos tipos de interés para incentivar las economías, y de esta forma hemos disfrutado de un largo periodo de tipos de interés bajo, pero esto tampoco puede ser eterno. En algún momento, se espera la subida del tipo de interés para volver a cierta normalidad, sin embargo, esta medida puede ser muy peligrosa en un tejido industrial que no se ha curado del todo. El temor sobre una subida de interés es la imposibilidad de diferentes agentes económicos de hacer frente a los pagos, de forma que se podría iniciar una cascada de impagos.

Estos tres factores presentan la base sobre la que se construye la temida crisis económica y recesión, pero sobre ellos hay otros factores que determinarán el camino de la economía. Algunos de estos factores son las acciones que adoptarán China y EE.UU., la salida de Reino Unido de Europa, los populismos y la política económica de diferentes países acabarán configurando el panorama de crisis, pero los datallamos brevemente a continuación:

  1. Tensiones entre EE.UU. y China

Uno de los puntos más importantes que hacen predecir una crisis inminente. Esta guerra comercial ha creado nuevas medidas de restricción al comercio, como la subida de aranceles. Cómo afectarán estas restricciones sobre el comercio crean una incertidumbre económica que pone en peligro a la economía mundial.

  • El Brexit

Otro de los focos que ayudan a predecir graves problemas en el futuro es la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea. El Brexit supone un resultado incierto pero negativo para todos a nivel económico: depreciación de la libra, unos mayores costes de importación y exportación debido a los nuevos aranceles y un aumento de la inflación.

  •  Los populismos

El fenómeno populista emerge tras la crisis económica de la última década, y su denominador común es el rechazo directo de la Unión Europea. Esto supone una grave desestabilización al proceso europeo y debilita una economía que apenas ha podido emerger de la recuperación de la crisis del 2008.

  •  Montañas de deuda

La deuda hizo estallar la crisis del 2008 y gracias a acumular más deuda, salimos de ella. Parece que, de alguna forma, la economía esté enganchada a la crisis o que dependa excesivamente de burbujas crediticias. Lo cierto es que generamos demasiada deuda, y en lugar de reducirse ha aumentado y esa misma deuda es ahora el riesgo de una nueva crisis.

  •  Subidas del tipo de interés

Un elemento que está relacionado con la deuda, es el tipo de interés. Una grave amenaza para la economía actual sería la subida de los tipos de interés, medida que se sabe que tarde o temprano se tendrá que aplicar para volver a la normalización. ¿Hasta dónde pueden los bancos centrales subir los tipos de interés sin poner en riesgo el sistema? ¿Y cuánto pueden subir los tipos de interés sin poner en peligro la deuda pública?

Posibles escenarios

Si bien el 2017 se presentó prometedor y lleno de esperanza, las cifras del 2018 arrojaron índices de ralentización que junto con un panorama complejo no hacen prever años de bonanza. Igualmente, ese futuro lo podemos definir en tres escenarios diferentes.

El primero es el menos malo que nos propone un futuro de desaceleración y normalización, pero sin caer en una crisis financiera. El segundo sería el que confirma una futura crisis financiera, pero para la cual estamos preparados con una economía sólida y robusta para poder enfrentarnos a ella de un modo diferente al del 2008. Y un último escenario, en el que no veremos una crisis simultánea ni uniforme, sino que serán más bien ciclos de crisis y recuperación que auguran la ruina del capitalismo global.

Para leer toda la información sobre los factores que desencadenarían una nueva crisis, así como el detalle completo de los posibles escenarios expuestos, escríbenos a info@rededucacionec.com

Autor: Claudio Aros, Colaborador de OBS Business School

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Tu comentario

Name*

Email*

Website