fbpx

The Blog

Un día como hoy falleció la aviadora Hermelinda Urbina de Briones

FECHA: 20 de septiembre de 2008

LUGAR: Toronto (Canadá)

En el listado de hitos regionales, Ecuador ostenta varios, pero algunos de esos han pasado inadvertidos incluso para los propios ecuatorianos. Un título poco conocido pero de gran relevancia es el de haberse convertido en el país pionero de la aviación femenina cuando la ambateña Hermelinda Urbina, con apenas 27 años de edad, obtuvo el 19 de julio de 1932 su licencia como piloto profesional en los Estados Unidos convirtiéndose en la primera mujer de Sudamérica en lograr esa distinción. La licencia le fue otorgada por la Safair Flying School, autoridad aeronáutica de ese país en la localidad de Long Island.

Hermelinda se había mudado a Nueva York en 1926 luego de contraer matrimonio con el manabita Rosendo Briones. A la joven pareja le fue relativamente bien en su aventura por aquellas tierras, en donde la aviación era una gran novedad y estaba en pleno desarrollo. Hermelinda dio muestras de su afición desde un inicio, por lo que decidió empezar sus estudios de aeronáutica en marzo de 1930. Desde esas tierras siguió de cerca las proezas de los primeros aviadores que surcaron los cielos ecuatorianos como Elia Liut y Jacinto Vélez.

Entusiasmada por esos acontecimientos, probó suerte en un primer vuelo corto de 10 minutos para satisfacer su curiosidad, tras lo cual se avivó su pasión por esta disciplina. Tras obtener su licencia, empezó a realizar vuelos más largos. En 1933 realiza su primer vuelo de larga distancia, entre Nueva York y Washington, haciendo una única escala en Baltimore. El hecho fue destacado por la prensa local y también por el Gobierno del Ecuador a través del Embajador Colón Alfaro, acreditado en Estados Unidos.

Al saberse como primera mujer sudamericana en esa profesión, y consciente de que incluso en Estados Unidos la participación femenina aún era escasa, decidió junto a otras compañeras fundar la asociación de pilotos mujeres Ninenty Niners que a la postre fue la organización más grande de Norteamérica. En ella conoció a la famosa aviadora Amelia Earhart, de quien se volvería su gran admiradora. Earhart desaparecería en uno de sus vuelos transatlánticos en 1937.

Por su parte, Hermelinda continuó volando. Su primer vuelo internacional resultó histórico y épico a la vez: se dio el 5 de julio de 1936 cuando participó junto a otras treinta naves en la prueba entre Nueva York hasta Montreal (Canadá). Las condiciones climáticas fueron muy adversas, ocasionando graves accidentes, entre ellos la caída de una de las naves al Lago Champlain provocando la muerte de sus ocupantes. Otros aviadores decidieron abandonar la prueba a medio camino por el riesgo que supuso. El aeroplano de Hermelinda estuvo entre las doce naves que lograron llegar a destino. No conforme, audazmente decidió emprender el vuelo de regreso a Nueva York.

Tras esta hazaña, México también le otorgó licencia profesional. Con ambos permisos, y con ansias de crecer en la profesión, ella y su esposo buscaron la forma de comprar un aeroplano propio. Consiguieron en 1937 una nave de segunda mano pero en buen estado, en $6000 USD, misma que bautizaron con el nombre de «Ecuador» y que fue bendecida en un acto solemne que contó con la presencia de la colonia ecuatoriana en Nueva York, incluyendo el Cónsul del Ecuador, Arq. Sixto Durán Ballén. En ella realizó varios viajes a Canadá y a México.

Su máxima prueba llegaría en 1939 cuando se arriesgó a participar en el Carnaval del Aire en Cuba, en una prueba que implicaba cruzar vastos territorios y luego el Mar Caribe hasta la ciudad de la Habana. La primera fase que incluyó una escala en Miami la logró sin mayores contratiempos y fue recibida con ovaciones por los aficionados cubanos. Pero en el regreso, el día 16 de enero, la situación se volvió dramática cuando en el trayecto perdió de vista a las otras naves y a los barcos que marcaban la ruta, lo que le ocasionó una desorientación y problemas de control de su nave, provocando que se precipite al mar. Hermelinda salió a flote y salvó su vida milagrosamente junto a su mecánico gracias a un barco cercano que pudo rescatarla de las aguas pero aquello significó la destrucción total de su aeroplano «Ecuador» y a la postre significó también el fin de su carrera, tras el exhorto que recibiera de sus familiares de desistir de su afición.

Hermelinda realizó un par de vuelos más de menor alcance y se retiró por voluntad propia en 1945. Ese año regresó al Ecuador sin cumplir su máximo anhelo que era volar desde Estados Unidos hasta algún aeródromo ecuatoriano en Guayaquil o Quito. Vivió en el país hasta que enviudó en 1989 luego de lo cual se radicó en Canadá, donde falleció un día como hoy, 20 de septiembre, en 2008 a pocos días de cumplir 103 años de edad.

Autor: Galo Larenas D.

EN LA IMAGEN: Hermelinda Urbina de Briones
FUENTE DE LA IMAGEN: Skycraper city. Publicado por wilsonauta.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Tu comentario

Name*

Email*

Website